RepescaPlas: un ejemplo de Buena Práctica en Economía Circular

El pro­yec­to Repes­ca­Plas, Valo­ri­za­ción mate­rial de resi­duos plás­ti­cos recu­pe­ra­dos del mar, ha sido inclui­do en el II Catá­lo­go de Bue­nas Prác­ti­cas en Eco­no­mía Cir­cu­lar, entre las 46 prác­ti­cas selec­cio­na­das de las más de 160 reci­bi­das por el MITERD.

Repes­ca­Plas bus­ca mejo­rar el cono­ci­mien­to sobre las can­ti­da­des, loca­li­za­ción y den­si­da­des de basu­ras mari­nas en las zonas de actua­ción, esta­ble­cer meca­nis­mos para la valo­ri­za­ción de la frac­ción de plás­ti­co y ayu­dar a la crea­ción de una estra­te­gia de pes­ca pasi­va de basu­ra mari­na en Espa­ña gra­cias a la expe­rien­cia adqui­ri­da en la ges­tión con la reti­ra­da de estos resi­duos y su ges­tión por par­te del sec­tor pesquero.

Carac­te­ri­za­ción por tipo­lo­gías de las basu­ras mari­nas y toma de mues­tras de la cate­go­ría plástico

La Aso­cia­ción Ver­ti­dos Cero ha par­ti­ci­pa­do en la carac­te­ri­za­ción por tipo­lo­gías, que per­mi­te cla­si­fi­car los resi­duos por cate­go­rías y tipos de basu­ras mari­nas, tan­to las reti­ra­das en fon­dos mari­nos con embar­ca­cio­nes de arras­tre, como en la colum­na de agua con embar­ca­cio­nes de artes meno­res o artesanales.

 

En las carac­te­ri­za­cio­nes rea­li­za­das se emplea la meto­do­lo­gía de la pla­ta­for­ma MARNOBA, basa­da en la guía del gru­po de tra­ba­jo sobre la Direc­ti­va Mar­co de Estra­te­gias Mari­nas para la carac­te­ri­za­ción de basu­ras mari­nas en los mares europeos.

Repes­ca­Plas ha sido coor­di­na­do des­de AIMPLAS, con­tan­do como socios con: Aso­cia­ción Ver­ti­dos Cero, Cofra­día Pes­ca­do­res de Gan­día, Fun­da­ción Glo­bal Natu­re, Uni­ver­si­dad de Vigo, Cofra­día de Pes­ca­do­res de la Res­tin­ga, Puer­to de Marín y Fun­da­ción Valen­cia­port, gra­cias a la cola­bo­ra­ción de la Fun­da­ción Bio­di­ver­si­dad, del Minis­te­rio para la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca y el Reto Demo­grá­fi­co, a tra­vés del Pro­gra­ma Plea­mar, cofi­nan­cia­do por el FEMP.

Más infor­ma­ción.

No se admiten más comentarios