Un estudio confirma que las redes de pesca pueden contener sustancias tóxicas para el erizo de mar

  • Las Uni­ver­si­dad de Vigo rea­li­za una inves­ti­ga­ción de eco­to­xi­co­lo­gía en el pro­yec­to Repes­ca­Plas ‘Valo­ri­za­ción mate­rial de resi­duos plás­ti­cos recu­pe­ra­dos del mar’
  • En el res­to de orga­nis­mos, micro­al­ga ver­de y copé­po­do, nin­gún mate­rial resul­tó ser tóxi­co tan­to para la super­vi­ven­cia como el cre­ci­mien­to de estas especies

Valen­cia, 12 de diciem­bre de 2018

El gru­po de eco­to­xi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Vigo ha lle­va­do a cabo una carac­te­ri­za­ción eco­to­xi­co­ló­gi­ca a par­tir de mues­tras micro­ni­za­das, faci­li­ta­das por AIMPLAS, Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co del Plás­ti­co, de los resi­duos mari­nos de la cate­go­ría “plás­ti­co” den­tro del pro­yec­to Repes­ca­Plas, “Valo­ri­za­ción mate­rial de resi­duos plás­ti­cos recu­pe­ra­dos del mar: carac­te­ri­za­ción, apli­ca­cio­nes y desa­rro­llo de pro­duc­to”. Los resul­ta­dos obte­ni­dos mues­tran que para el eri­zo de mar (Para­cen­tro­tus livi­dus) la red de pes­ca resul­ta ser muy tóxi­ca, mos­tran­do uni­da­des de toxi­ci­dad supe­rior a 2. Sin embar­go, para los otros orga­nis­mos inclui­dos en el estu­dio, la micro­al­ga ver­de (Iso­chry­sis gal­ba­na) y copé­po­do (Acar­tia clau­si), nin­gún mate­rial resul­tó ser tóxi­co tan­to para la super­vi­ven­cia como para el cre­ci­mien­to de estas espe­cies. El mate­rial micro­ni­za­do que se ha uti­li­za­do en la rea­li­za­ción estos bio­en­sa­yos han sido la nasa de pul­po, el emba­la­je indus­trial y la red de pesca.

Estos resul­ta­dos son con­se­cuen­cia de un tra­ba­jo pre­vio de reti­ra­da y carac­te­ri­za­ción de estos obje­tos resi­dua­les mari­nos. La reti­ra­da de los resi­duos se ha lle­va­do a cabo gra­cias a la par­ti­ci­pa­ción de los pes­ca­do­res de arras­tre y artes meno­res per­te­ne­cien­tes a la Cofra­día de Gan­día y de los pes­ca­do­res de buques de arras­tre que des­car­gan en los puer­tos de Marín y Vigo, for­ma­dos pre­via­men­te por téc­ni­cos de la Fun­da­ción Glo­bal Natu­re y de la Aso­cia­ción Ver­ti­dos Cero. Pos­te­rior­men­te, los resi­duos fue­ron pesa­dos, eti­que­ta­dos, depo­si­ta­dos y alma­ce­na­dos en los corres­pon­dien­tes con­te­ne­do­res en las zonas habi­li­ta­das de los puer­tos cola­bo­ra­do­res. Ade­más, se con­ta­bi­li­za­ron y se cla­si­fi­ca­ron según su tipo­lo­gía, selec­cio­nan­do sólo obje­tos de la cate­go­ría plás­ti­co que son los que for­ma­ban par­te de los obje­ti­vos del proyecto.

Para lle­gar a con­clu­sio­nes más aco­ta­das, las pró­xi­mas líneas de inves­ti­ga­ción irán enfo­ca­das a la com­pa­ra­ción de mate­ria­les com­pues­tos por estos mis­mos polí­me­ros, pero con dife­ren­tes tipos de adi­ti­vos don­de poder obser­var si exis­te toxi­ci­dad bien del polí­me­ro o del adi­ti­vo empleado.

El pro­yec­to Repes­ca­Plas “Valo­ri­za­ción mate­rial de resi­duos plás­ti­cos recu­pe­ra­dos del mar: carac­te­ri­za­ción, apli­ca­cio­nes y desa­rro­llo de pro­duc­to”, se desa­rro­lla con la cola­bo­ra­ción de la Fun­da­ción Bio­di­ver­si­dad, del Minis­te­rio para la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca, a tra­vés del Pro­gra­ma plea­mar, cofi­nan­cia­do por el FEMP. El pro­yec­to está coor­di­na­do por AIMPLAS y cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de Fun­da­ción Glo­bal Natu­re, Aso­cia­ción Ver­ti­dos Cero, Uni­ver­si­dad de Vigo y la Cofra­día de Pes­ca­do­res de Gandía.

CONTACTO

Uni­ver­si­dad de Vigo, Ricar­do Bei­ras, rbeiras@uvigo.es

AIMPLAS, Eli­sa Cones, econes@aimplas.es, tel 96 136 60 40 ext 525

Fun­da­ción Glo­bal Natu­re, Javier Ruiz Sán­chez, javier.ruiz@fundacionglobalnature.org,(+34) 699 115 089

 

 

 

No se admiten más comentarios